MIGUEL HERRERO No hay comentarios

Que autónomo no se pregunta cada día si le merece la pena constituir una sociedad.

A continuación te damos cuatro motivos para sopesar la creación de una sociedad:

1.- Ahorro fiscal

El autónomo declara sus beneficios mediante el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF, que es un impuesto progresivo, esto es, cuanto mas ganas mas pagas.

El tramo mínimo para el 2017 es del 19% (para ingresos inferiores a 12,450 €), y el tramó máximo es del 45 % (para ingresos superiores a 60,000 ).

Una Sociedad Limitada tributa por el Impuesto de Sociedades y tiene una situación mucho más favorable que el autonomo. El gravamen general está en un 15% durante los dos primeros años que de beneficios, y del 25 % para los siguientes.

Desde luego, suena mucho mejor tributar por un 15% que por un 19% o 45%, ¿verdad?

2. Responsabilidad limitada

Todos los autónomos responden de sus obligaciones con “todo su patrimonio presente o futuro”. Es decir, la protección que tiene el autónomo es cero. Si no puedes pagar tus gastos, como la cuota de autónomo, la luz de tu local o Internet, los proveedores pueden saldar sus deudas con tus bienes personales (dinero en tu cuenta bancaria, coche, casa, …).

En una Sociedad Limitada, hay un escudo protector de patrimonio personal. La responsabilidad de cada uno de los socios es limitada al capital aportado. Es decir, si para constituir la Sociedad Limitada aportaste 1.000 €, ese será el dinero que arriesgues, ya que la sociedad solo responde con sus propios bienes.

3. Imagen y reputación

Hay que admitir que, por desgracia, la imagen de los autónomos en España de cara a proveedores y grandes empresas no es muy positiva. Los freelances siguen generando desconfianza y, sobre todo de cara a la financiación, no dan las garantías que muchas entidades piden.

Además, en sectores competentes y si se busca trabajar con grandes empresas, hay que ser Sociedad Limitada sí o sí. Las grandes empresas necesitan saber la solvencia, garantía de suministro y otros datos que solo puedes conseguir en una S.L., ya que por ejemplo datos de rating de autónomos no existen.

Por lo tanto, las S.L. tienen una capacidad mayor para negociar con las entidades bancarias y con grandes empresas y suelen dar una imagen de mayor confianza a proveedores y clientes.

4. Socios

Si un autónomo se ve desbordado por el trabajo tiene que contratar o aliarse con otro. Si esa relación continua a lo largo del tiempo, es probable que se quiera repartir el trabajo, obligaciones y responsabilidades.

Como autónomo es imposible hacerlo, pero como S.L. se puede constituir la sociedad y repartir el capital, porcentaje y obligaciones de cada uno. Además, en caso de que en un futuro haya problemas, todo estará firmado, pactado y en papel, lo que ahorrará más de un problema por el clásico “yo dije que…“.


¿Te hemos convencido? Si tienes cualquier duda, contacta con Sociedades.express; Estaremos encantados de ayudarte y, en caso de que se decida por la constitución de una sociedad, nos encargamos de todos los trámites, por solo 480 €.

Recuerda que nuestro servicio incluye:

  • Solicitud de la denominación social
  • Constitución de la sociedad
  • Alta en la Agencia Tributaria
  • Alta en la Seguridad Social
  • Alta en la Agencia Española de Protección de Datos

Y si lo deseas,

  • Solicitud de la marca
  • Reserva del dominio .es